04 Dic 2015

Qué nos dice la etiqueta de un café

Si una botella de vino especificase únicamente Vino Español, nos quedaríamos a cuadros. ¿Español? Sí, pero ¿De dónde? ¿Qué uva? ¿Qué añada? . Cuando se trata de café sin embargo vemos casi siempre cosas como Intenso, Suave, Premium, Puro Colombia, que dice bien poco acerca del producto que vamos a adquirir. Así que, si nos adentramos en el mundo de los cafés de especialidad, no está de más saber interpretar de alguna forma la información que nos proporciona la etiqueta o el paquete de café.

 

 

Generalmente, el  nombre del café, te va a proporcionar la información de la finca, cooperativa o granja de donde procede. Por ejemplo el de la fotografía de arriba: “Barú Black Mountain“.

 

Origen: la zona de producción del café es la franja ecuatorial conocida como el cinturón del café. Hay algunas características comunes a los cafés de cada zona. Los de Brasil son aromáticos, de sabor intenso y notas dulces. Los de Kenia son de cuerpo ligero/medio pero explosivo en notas florares, frutales y cítricas con una acidez brillante. Para matices herbales con buen cuerpo pero sin pesadez están los de Sumatra. En el caso de la etiqueta de Barú black Mountain, el café proviene de Panmá.

 

Notas de cata: no son determinantes pero si que nos sirven para hacernos una idea del café que tenemos entre manos y qué tipo de aromas y sabores nos podemos encontrar.

 

Productor: cuando sabes de dónde viene el café puedes darte cuenta de cual fue su trayectoria, la transparancia en precios y hasta las condiciones laborales de la gente que lo produce. En la llamada tercera ola de café, los países ya no son los vendedores de café y sí los cultivadores y los productores de las fincas.

 

Altitud: los cafés arábicas se cultivan a partir de los 1.000 metros . Generalmente la acidez del café varía conforma la altura del terreno en el que crecieron los granos. A mayor altitud, niveles más altos de acidez.

 

Variedad: hay muchos tipos de café, Tarrazú de Costa Rica, Huehuetenango de Guatemala, Harrar de Etiopía, Kona de Hawai, Kenya AA, Mandheling y Lintong de Sumatra, etc. Aunque la varidad sea la misma, la taza final dependerá mucho de las condiciones de cultivo, el tipo de suelo, de secado, etc.

 

Proceso: después de la recolección, la semilla (o “grano”) de la cereza de café, ésta debe de sacarse del fruto que la rodea. Se utilizan varios métodos distintos, y cada uno de ellos confiere una calidad diferente a la taza. Los más comunes son: natural, lavado y semilavado , aunque existen variaciones de éstos que con el crecimiento del café de especialidad se van desarrollando.

 

(ver  ¿cómo se seca el café?)

Certificaciones: existen certificaciones tanto para productores como para los propios cafés, relacionadas con el medio ambiente, con apoyo a comunidades, de excelencia económica etc.

Rainforest Alliance : Contiene criterios ambientales, sociales y económicos detallados, diseñados para proteger la biodiversidad, aportar beneficios económicos a los productores y promover una cultura de respeto hacia los trabajadores y las comunidades locales.

UTZ :es un programa de sostenibilidad para el café , el cacao y el té que promueve la mejora de la productividad, producir calidad y eficiencia cuidando el medio ambiente.

USDA Organic: enfocado a preservar el medio ambiente y evitar el uso de materiales sintéticos como pesticidas y antibióticos.

FAIR TRADE: es la certificación de los productos de comercio justo y ha nacido gracias al compromiso de organizaciones de comercio justo de todo el mundo. El productor recibe un precio mínimo garantizado por su café.

A partir de aquí es echarle ganas y descubrir por uno mismo sabores y aromas que a nosotros nos parecen fascinantes. Recomendamos siempre ponerse manos a la obra con una V60 y descubrir el poder del  café de filtro. O jugar con una Aeropress.  No saldrás defraudad@.