31 Mar 2020

Community Coffee Rwanda: el trabajo en origen

Tenemos a nuestra disposición multitud de orígenes de café: Ecuador, Panamá, Etiopía, Brasil, Sumatra, Burundi.  Pero, ¿sabemos realmente el esfuerzo que conlleva sacar adelante cafés de especialidad en estos países? Para empezar, no solo hace falta conocer el negocio en si: cultivo, recolección, procesos de secado, también es necesario adaptarse a culturas totalmente distintas que tienen su forma de proceder, sus mitos y sus creencias. Además, se hace necesario dotar a estas comunidades de herramientas que les permitan progresar y en definitiva vender sus cosechas a un mayor precio.

 

Para ilustrar este esfuerzo en las fincas de café, nos viene de perlas  el fantástico trabajo de Community Coffee Rwanda,  el proyecto de nuestro amigo Eric Wright en este país africano. De esta cooperativa hemos seleccionados dos cafés, Kasese y Umusazi.

 

Vamos con ello.

 

 

 

 

Nos ponemos en situación

 

El café ha desempeñado un papel fundamental en la recuperación de la economía de Ruanda desde que el genocidio y la guerra civil de 1994 devastaron el país. La industria agrícola ha crecido a un ritmo considerable en el último decenio, y el café ha vuelto a convertirse en una de las principales exportaciones del país. El gobierno estima que alrededor de 400.000 familias están involucradas en la producción de café.

 

 

Comenzando la construcción de las camas africanas donde secar el café

 

Secado de café en camas africanas

 

 

Coffee Community Ruanda

 

En este contexto, surge Community Coffee Rwanda. Fundada por Eric Wright en 2017, pretende formar a los agricultores para que mejoren los procesos de sus cafés y para mejorar la calidad de sus granos. La idea es acceder a los mercados de especialidad y conseguir vender a precios más altos.

 

Para ello el enfoque de Community Coffee Rwanda es centrarse en un desarrollo basado en la comunidad, permitiendo a los agricultores y a sus familias beneficiarse de los ahorros del grupo y de las oportunidades de micro-financiación. Proporcionar apoyo y fomentar la capacidad de los agricultores, y especialmente de sus hijos, es fundamental para el éxito de este proyecto.

 

Según nos comenta Eric, “Comencé a trabajar en Community Coffee Rwanda en 2017. Iniciar una empresa de producción y exportación no era mi intención inicial, pero al reunirme con muchos exportadores de allí, detecté que la ayuda a los que se encontraban por debajo de ellos en la cadena de producción, era bastante deficiente. No eran capaces de producir la calidad necesaria para atraer a los tostadores de especialidad. Se presentó la oportunidad de alquilar una estación situada en Huye y me metí de lleno manteniendo al equipo de trabajadores autóctonos”.

 

 

Controlando lo que se hace en el «beneficio»

 

 

Del dicho al hecho hay un buen trecho

 

Los inicios fueron especialmente duros.  Eric era considerado por la gente del lugar como el blanquito del dinero que se escaquearía a la mínima y vendría a recoger la cosecha al final de la temporada. Sin embargo los planes no eran esos. Eric acudía a la finca todos los días, ejercía de über para las ancianas, niños y caficultores y se subía con ellos a los campos a hincar el lomo. Al mismo tiempo, explicaba a los trabajadores los beneficios futuros que tendría la recogida selectiva sólo del fruto maduro, algo básico en el café de especialidad. Esto supuso una labor constante de formación ya que se recogían cerezas maduras y verdes tradicionalmente para conseguir más kilos y beneficio a corto plazo.

 

 

Clasificación de las cerezas maduras

 

 

Con el tiempo, logró hacerse un nombre en la región y  Coffee Community Rwanda comenzó a ganarse la confianza de los trabajadores.  Al final de la cosecha, ya existía un grupo de agricultores comprometidos. Desafortunadamente por discrepancias en las condiciones del alquiler, los dueños de la estación de procesado de café rescindieron el contrato y se volvió a la casilla de salida. Sin embargo, el gobierno local empezó a exigir a todas las estaciones que adoptaran los métodos de trabajo desarrollados por Coffee Community Rwanda en la zona.

 

 

La formación es fundamental para conseguir un café de calidad

 

 

Inasequible al desaliento, en 2019 Coffee Community Ruwanda alquiló una estación en Ngororero reconstruyéndola completamente y trabajando con el personal para cambiar la mentalidad y los procesos de recogida y tratamiento del café.

En este sentido se promovieron acciones encaminadas a la formación en café, la limpieza de los campos, la fertilización y el control de las plagas, la mejora del secado de la cereza, etc. También implantaron bonificaciones al final de la cosecha a los agricultores que suministrasen las cerezas maduras. De esta forma, los caficultores comenzaron a comprometerse y a mejorar la calidad del café.

 

 

Formación in situ: limpieza de campos y fertilización

 

 

Los resultados

 

Finalmente, y tras un trabajo constante en mejora de procesos y formación,  se ha inyectado vida a una región que ha sido históricamente controlada por las grandes multinacionales. La calidad de los cafés va en aumento – hazte con nuestro Kasese y verás –  y la formación y el aprendizaje han mejorado las condiciones de vida de la población. El mismo alcalde de la región ha exigido a todas las estaciones competidoras y cercanas,  que realicen mejoras como las implementadas en las fincas asociadas a Community Coffee Rwanda.

El proyecto sigue dando sus frutos ya que recientemente CCR ha recibido la aprobación para construir su propia estación en Karongi, su segunda área de producción. Les deseamos lo mejor en su nueva aventura.

 

¡Te lo has currao chaval!

 

La reflexión

 

El camino para obtener cafés de especialidad en las fincas está lleno de dificultades, no solo económicas sino también culturales. Muchas veces es un proceso lento y laborioso que en este caso, y tras solventar multitud de obstáculos, ha dado sus frutos. En palabras de Eric “Mejorar las comunidades donde se implementan estos procesos, conocer de primera mano a las gentes de estos lugares y poder lanzar unos cafés como los que acabamos de cosechar es el mejor premio al esfuerzo desempeñado”. Ahí queda eso.

 

 

Community Coffee Rwanda, el esfuerzo merece la pena.

 

El fruto de su trabajo lo tienes en nuestra tienda online por tiempo limitado. Dos cafés con procesados diferentes ¡KASESE y UMUSAZI!